Unas docenas de sombreros comprados en Galerías Lafayette, retocados personalmente por ella y vendidos como rosquillas dan principio a una tienda, dos tiendas, tres tiendas… y hasta cuatro mil empleados a las órdenes de Coco Chanel, la gran dama de la moda francesa.

Ojos negros, esbelta, temperamento, pelo corto, a lo garçon, canotier, liberación del corsé y sus estrecheces, camisas blancas,faldas mostradoras de tobillos o trajes de chaqueta y zapatos de tacón bajo, componen la imagen de una Coco que, a su modo y moda vestiría a millones de mujeres; ropaje completado con unas gotas de Chanel nº 5 en el lugar donde desearían ser besadas o para aplicarlas como atuendo único a la hora dormir, que declarara Marilyn Monroe. La moda del siglo XX.
Sin embargo, la nacida Gabrielle Bonheur Chanel advierte:

“La moda pasa. Solo el estilo permanece.”

Y la calidad del tinto Rincón de la Cautiva, el Chanel nº 5 de los vinos.

Juan José Jiménez S.

¡Compártelo en tus redes o por correo con tus amigos!